FONDOS-PARA-PAGINA-WEB-fachada-grupo-gams g1 g2 g4 FONDOS-PARA-PAGINA-WEB-BUSCAMOS g3

La palatabilidad, una prioridad en el desarrollo de rodenticidas

Vie, 30/Mar/2012

El éxito y eficiencia del control de roedores está altamente condicionada por la asimilación del cebo rodenticida. La palatabilidad del cebo es un factor primordial en el desarrollo de productos rodenticidas, cuyas formulaciones deben resultar atractivas frente a otras fuentes de alimento y a la vez adaptarse a los diferentes hábitos alimenticios de ratas y ratones.
El desarrollo de cebos rodenticidas atractivos es un reto para aquellas empresas productoras de este tipo de biocidas.
En un artículo publicado en la revista Profesional Pest Controller (PPC), editada por la British Pest Control Association (BPCA), Alan Morris, jefe de ventas de Bayer, explica como influye el factor palatabilidad en el desarrollo de productos rodenticidas que elabora la empresa y porqué este factor debe ser una prioridad a la hora de seleccionar el cebo.


Según Morris, en el proceso de desarrollo del rodenticida, la primera consideración a tener en cuenta es la elección del cebo. El factor clave para ello es el poder de captación del mismo, su atractivo y su sabor.

Conseguir un cebo atractivo

Los estudios de palatabilidad evalúan científicamente diversas formulaciones durante las etapas de desarrollo del rodenticida. Estos estudios permiten determinar el nivel de atractivo y ayudan a ajustar acuradamente las formulaciones seleccionadas. Asimismo, permite establecer comparaciones con otros productos disponibles en el mercado.
En pruebas de laboratorio se estudian las preferencias de los roedores frente a dos fuentes de alimento, los hábitos de alimentación, el retorno del roedor al cebo y la tasa de consumo. Estas pruebas muestran las preferencias del roedor entre la fuente de alimento y el cebo rodenticida.

 Posteriormente, se determina el rendimiento de las formulaciones en pruebas de campo. Primero se realiza una monitorización de la zona, suministrando una fuente de alimento no tóxico para estimar el número de roedores en la población a controlar. Esta fuente de alimento se sustituye a continuación por la formulación del cebo rodenticida y se monitoriza la cifra de población durante todo el período de prueba para comprobar la efectividad del cebo.
Un cebo apetecible y atractivo acelera su consumo y consigue un control más rápido.
También es importante elegir una formulación del cebo adecuada para el ambiente infestado, que resulte atractiva en la misma medida que la fuente de alimento dominante y a la vez evite riesgos de contaminación. Por ejemplo, el uso de un cebo basado en grano suelto no sería adecuado para una unidad de producción de alimentos debido a la posibilidad de contaminación, mientras que un cebo en pasta sería una opción ideal.

 

 

 

El comportamiento de ratas y ratones difiere

El conocimiento del comportamiento y la biología de los roedores es también importante, ya que existen similitudes pero también diferencias fundamentales entre ratas y ratones
El ratón doméstico (Mus musculus) prefiere pasar la mayor parte de la vida en interiores, en grupos familiares de 5 a 9 ratones. Pasan el 70% del tiempo por encima de la tierra, construyendo nidos en cavidades de la pared, desvanes y aislamientos, por lo que situar los cebos a nivel del suelo puede producir una disminución en la absorción del cebo. Los cebos situados en altura pueden aumentar la eficacia del programa de tratamiento.
A diferencia de las ratas, los ratones investigan activamente los objetos nuevos y, al ser comedores inconstantes, se alimentan de entre 20 y 30 puntos de alimentación diferentes en una noche, lo que requiere la colocación de muchos puntos de cebo, cuantos más, mejor.
Por el contrario, el comportamiento de las ratas es neofóbico, mostrando temor ante objetos nuevos en su entorno. Esto significa que evitarán los cebos hasta confiar en su seguridad, tardando hasta dos semanas antes de acceder al cebo por primera vez.
Una vez que una rata ha tenido una mala experiencia, lo comunicará a los otros miembros de su grupo orinando sobre el punto de cebo, lo que causa que el cebo sea evitado totalmente.
Aunque las ratas normalmente no se mueven a grandes distancias, ocupando generalmente un territorio entre 100 y 250 metros de la zona, se sabe que pueden desplazarse hasta 2 km en busca de alimento.
A diferencia de los ratones, las ratas pasan la mayor parte de su vida a nivel del suelo, alimentándose casi exclusivamente de uno o dos sitios a la noche, consumiendo en promedio el 10% (25-30g) de su peso corporal por día y se desplazándose dentro de una serie de rutas y senderos definidos, entre los nidos y los puntos de alimento y bebida.

 

Formulaciones de cebo adaptadas

Debido a las diferencias de comportamiento y hábitos de alimentación entre ratas y ratones es necesario adaptar las formulaciones a estos factores para conseguir una flexibilidad en el tratamiento y para adaptar la formulación al lugar de tratamiento y al tipo de alimentación dominante en la zona.
 
Fuente: BPCA